El beneficio estatal, se entiende como la garantía o respaldo que otorga el Estado a los estudiantes, que solicitan financiamiento; y que lo obtienen a través de un proceso de asignación, que se rige por normas establecidas por ley.

En términos prácticos, esto se traduce en una tasa de interés menos elevada para un crédito de estudios superiores; acceso a financiamiento bancario, para toda la extensión de una carrera, para estudiantes que usualmente no logran acreditar solvencia, como personas de bajos ingresos o quienes están en Dicom.

Asimismo un período de gracia de 18 meses posterior al egreso para iniciar el pago, además de un conjunto de derechos: a cambiar una vez de carrera/institución; a hacer continuidad de estudios con el mismo beneficio, y a suspender el pago por un año en caso de cesantía.

Share This