orquestas juvenilesLa historia se remonta a los 60, cuando Jorge Peña Hen, director radicado en La Serena, creó las primeras orquestas infantiles en Chile y en Sudamérica con jóvenes de escasos recursos. Fue la piedra fundamental. Pero tras su deceso en 1973, la idea decayó y desapareció. Recién en 1991, el maestro Fernando Rosas (2007) creó una alianza estratégica con el entonces ministro de Educación, Ricardo Lagos cuando en un viaje a Venezuela vieron in situ el éxito del Programa de Orquestas Juveniles en ese país.

Así con el apoyo del Mineduc, Rosas inició un año después, en Santiago, un Programa de Orquestas que otorgó recursos para capacitar a profesores y directores de orquestas de diversas zonas del país, con el objetivo de crear la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, inspirado en la idea de Peña Hen.

Cuando Ricardo Lagos ejercía como Presidente de la República nació oficialmente la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile, con el objetivo de apoyar este movimiento con becas y capacitación. El programa de orquestas de la Fundación es por lo tanto una singular creación chilena, donde están presentes ciertas ideas matrices de Jorge Peña, algunas del modelo venezolano y el sello impuesto por Fernando Rosas.

Hoy Peña Han y Rosas ya no están, pero su Fundación continúa dando frutos. Cada año participan 10 mil niños y jóvenes en orquestas y un millón de personas asisten a cerca de 3.000 conciertos ofrecidos por orquestas juveniles e infantiles en 170 comunas del país. Además, el Programa de Becas de la Fundación favorece a niños y jóvenes de escasos recursos que conforman orquestas y a jóvenes músicos de nivel superior.

Anualmente se realiza un concurso que entrega 1.300 becas a niños de Arica a Punta Arenas. Actualmente la Fundación es presidida por Cecilia Morel y su Directora Ejecutiva es Maritza Parada. En términos musicales la cara visible del proyecto es el maestro José Luis Domínguez.

Guardar

Share This