Experto UNAB aconseja planear regularmente las horas dedicadas a cada labor, no exigirse más de la cuenta y sobretodo respetar el tiempo en familia y el descanso.

Estudiar una carrera vespertina no siempre resulta una tarea tan sencilla. La mayoría de los estudiantes que optan por estudiar una carrera de este tipo lo hace con el objetivo de compatibilizar estudios y trabajo. Además, un alto porcentaje de ellos debe agregar a ambas responsabilidades, las de tipo familiar.

A pesar de esto último, los especialistas señalan que el hecho de trabajar y estudiar al mismo tiempo, permite desarrollar mayor sentido de la responsabilidad, tanto en lo laboral como en lo académico y mayor conciencia del esfuerzo. Por lo mismo, este tipo de estudiantes tienden a obtener mejores calificaciones, ya que se enfocan en lograr sus objetivos.

vespertino-estudios-unab

Organizarse y no sobreexigirse

Para Javier Muñoz, Director de Admisión y Difusión de Programas Vespertinos de la Universidad Andrés Bello, la ventaja no sólo radica en poder trabajar y estudiar, sino que también en que esta modalidad de estudio ofrece la posibilidad de aprender con la práctica casi automática, aspirando a un mejor posicionamiento en el trabajo.

“No todas las personas funcionan del mismo modo o con el mismo ritmo, ante lo cual ser organizado es el primer método para cumplir ambas actividades. A estos alumnos se les recomienda planear regularmente las horas dedicadas a cada tarea, no sobreexigirse más de la cuenta y por sobre todo respetar el tiempo en familia y de descanso”, enfatiza Muñoz.

Oferta académica

Durante los últimos años, la oferta de carreras tradicionales que hoy brindan las universidades en horario vespertino ha ido creciendo considerablemente y se ha trabajado por ofrecer mayores facilidades a quienes optan a ellas. Por lo mismo, la gran mayoría de estos programas permite a cualquier egresado de cuarto medio o ya profesional cursar su carrera de elección o alguna nueva desde el principio, con o sin una formación previa.

Respecto de este último punto, Muñoz explica que en la U. Andrés Bello estos programas han sido desarrollados pensando en el tipo de estudiante a quienes va dirigido, es decir, jóvenes que recién terminaron la enseñanza media y que necesitan trabajar para costearse la universidad y profesionales que estando titulados buscan complementar los conocimientos ya adquiridos, a través de otra carrera.

“En la UNAB impartimos las clases vespertinas, a partir de las 19 horas, lo cual es un punto a favor, considerando que la mayoría termina sus funciones laborales a las 18 horas y además nuestras sedes de carreras vespertinas se encuentran cercanas a estaciones de metro, por lo que la movilidad es más rápida y directa”, señaló.

Otro aspecto no menos relevante para el Director de Admisión y Difusión de Programas Vespertinos de la Universidad Andrés Bello es el que dice relación con la carga académica. “En la UNAB, nuestros docentes tienen en cuenta de que la mayoría de sus estudiantes trabaja, por lo que la flexibilidad es mucho mayor en cuanto a la asistencia a clases y la puntualidad”, agrega Muñoz.

banner-informacion-contactos-admision-unab

Share This