La historia de la Universidad Andrés Bello comienza con su fundación en octubre de 1988. La UNAB es una institución de educación superior que nació con el propósito de convertirse en el corto plazo en un proyecto académico pluralista, recogiendo lo mejor de la tradición universitaria chilena, en armonía con los grandes desafíos de la modernidad.

Historia Universidad Andrés Bello

En su fundación participaron destacados profesionales provenientes de diversas áreas del conocimiento y con distintas sensibilidades sociales. Esto permitió enriquecer sus primeras definiciones estratégicas, imponer un sello de permanente calidad y cumplir con el objetivo social de contribuir al esfuerzo del país, para ofrecer a todos los egresados de enseñanza media igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior y a grados y títulos universitarios que les permitieran progresar y surgir.

Un auspiciosa historia

La universidad inició formalmente sus actividades académicas en 1989, en dependencias ubicadas en Avenida República de la ciudad de Santiago, con las carreras de Derecho, Arquitectura, Ingeniería Comercial y Periodismo. Rápidamente se agregaron Ingeniería Civil, Construcción Civil, Contador Auditor y Psicología.

Desde siempre su propósito fue abordar todas las disciplinas, poniendo especial énfasis en las carreras científicas de mayor complejidad, convirtiéndose en la primera universidad privada en conseguir la acreditación para esa disciplina e iniciando con ello un proyecto con exigencias significativas en infraestructura y equipamiento.

Fundada en octubre de 1988, la Universidad Andrés Bello (UNAB) es una institución de educación superior que nació con el propósito de convertirse en el corto plazo en un proyecto académico pluralista, recogiendo lo mejor de la tradición universitaria chilena, en armonía con los grandes desafíos de la modernidad. En su fundación participaron destacados profesionales provenientes de diversas áreas del conocimiento y con distintas sensibilidades sociales.

Fundación UNAB

Esto permitió enriquecer sus primeras definiciones estratégicas, imponer un sello de permanente calidad y cumplir con el objetivo social de contribuir al esfuerzo del país, para ofrecer a todos los egresados de enseñanza media igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior y a grados y títulos universitarios que les permitieran progresar y surgir.

Fundación del proyecto Universidad Andrés Bello (1988 – 1996)

La Universidad inició formalmente sus actividades académicas en 1989, en dependencias ubicadas en Avenida República de la ciudad de Santiago, con las carreras de Derecho, Arquitectura, Ingeniería Comercial y Periodismo. Rápidamente se agregaron Ingeniería Civil, Construcción Civil, Contador Auditor y Psicología. Desde siempre su propósito fue abordar todas las disciplinas, poniendo especial énfasis en las carreras científicas de mayor complejidad.

Fue así como en 1993 sumó a su oferta académica la carrera de Ingeniera en Acuicultura, convirtiéndose en la primera universidad privada en conseguir la acreditación para esa disciplina e iniciando con ello un proyecto con exigencias significativas en infraestructura y equipamiento.

El Centro de Investigaciones Marinas (Cimarq) implementado de manera simultánea con la carrera en la Caleta de Quintay, V Región, ha llegado a ser el principal proveedor de semillas de erizos en el país, a través de su plan de repoblamiento y otros proyectos destinados a preservar las especies marinas.

Cimarq es hoy uno de los proyectos de desarrollo tecnológico más relevantes del país y su trabajo ha sido un importante aporte universitario en términos de formación académica, investigación y vinculación con la comunidad.

Autonomía

Al séptimo año de su fundación, la Universidad tenía 6 mil alumnos y ofrecía 13 carreras. Ese año, sus fundadores Luis Cordero, Ignacio Fernández (Q.E.P.D.) y Marcelo Ruiz (Q.E.P.D.) reorganizan el proyecto en busca de la autonomía, incorporando como nuevos controladores a los señores Álvaro Saieh, Miguel Ángel Poduje (Q.E.P.D.), Jorge Selume, Andrés Navarro y Juan Antonio Guzmán.

autonomia1

De esta manera los ocho controladores pasan a integrar la Junta Directiva de la universidad y convocan a un grupo de destacados académicos y científicos para que se incorporen al proyecto, ajusten las definiciones de la misión institucional, den una nueva estructura organizativa y constituyan un nuevo gobierno universitario.

Nueva Misión Institucional y Autonomía (1996 – 2003)

En este periodo es especialmente relevante la participación de los destacados abogados y hombres públicos, los señores Máximo Pacheco Gómez (Q.E.P.D.) y Guillermo Elton Álamos, quienes se alternan la vicepresidencia de la Junta Directiva, haciendo una gran contribución al proyecto y los académicos Joaquín Barceló (Q.E.P.D.) y Manuel Krauskopf, quienes llegarán más tarde a desempeñar el cargo de rectores de Universidad Andrés Bello.

Acorde con las definiciones país en torno a los objetivos de calidad, acceso y cobertura en educación superior, la universidad acoge y adopta las recomendaciones del Consejo Superior de Educación (CSE), fortalece su orgánica mediante una estructura basada en unidades académicas superiores y básicas, incorporando además nuevos equipos de académicos en las disciplinas fundamentales, lo que permite configurar los primeros núcleos de investigación con participación en el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología (FONDECYT, FONDEF, FONTEC, entre otros).

En esta misma época se inicia el desarrollo de programas de postgrado, con numerosos diplomados, maestrías y doctorados de alta complejidad a cargo de reconocidos académicos del mundo de las ciencias.

Cabe destacar que en el año 1999 la Universidad Andrés Bello, tras 10 años de supervisión, recibió el estatus de Plena Autonomía de parte del CSE.

En 1999 se crean además la Facultad de Humanidades y Educación y la Facultad de Ecología y Recursos Naturales. Para el año 2000, la universidad es una de las principales instituciones de educación superior en Chile, tanto en número de alumnos como de estudiantes con mejores puntajes PSU y el aporte a la sociedad.

La calidad docente promueve la formación de profesionales de la salud. Se crean las Escuelas de Medicina; Odontología; Química y Farmacia; Kinesiología; Tecnología Médica; Terapia Ocupacional; Fonoaudiología y la Escuela de Enfermería de la U. Andrés Bello.

Esta etapa de internacionalización significó que la formación del proyecto universitario se centrara en cuatro ejes estratégicos: la consolidación de las carreras del área de la salud, poniendo especial énfasis en la investigación y la enseñanza clínica; la diversificación de los programas de postgrado; la ampliación y consolidación de los núcleos de investigación y, especialmente, la internacionalización de la Universidad.

De ahí en adelante, después de alcanzada la plena autonomía, la Universidad Andrés Bello se convierte en la principal universidad privada del país y la que ostenta mayores logros en el campo de la investigación.

Sin embargo, para alcanzar una posición de mayor excelencia y poder incorporarse al selecto y pequeño grupo de universidades de alta complejidad que existen hoy en Chile, la Universidad requería vínculos internacionales efectivos, que hicieran accesible los beneficios de la globalización a todos los miembros de su comunidad académica.

Etapa de internacionalización efectiva

Los atributos esenciales de esta nueva dimensión internacional se sostenían en la gran oportunidad de contar con una contribución financiera significativa y, por otra parte, conformar un portafolio de experiencias académicas de prestigio en Europa y Estados Unidos, acumuladas a través de una red de universidades e instituciones educacionales, todas acreditadas por agencias especializadas en el aseguramiento de la calidad.

Así, el Consorcio Educacional Laureate, a través de los distintos proyectos educacionales internacionales ha permitido a sus alumnos de pre y postgrado convalidar y completar sus estudios en el extranjero, abordar los programas de doble titulación e incorporar el inglés como segunda lengua en todas sus carreras.

Este objetivo, implicó en un muy breve plazo consolidar un Departamento de Inglés al servicio de toda la comunidad universitaria, y crear una carrera moderna, con el mejor apoyo tecnológico, para graduar profesores de este idioma en el contexto de experiencias nacionales e internacionales.

Además, junto con la solidez institucional, la Universidad Andrés Bello ofrece a sus estudiantes la opción de postular a programas de intercambio y doble titulación con universidades de todo el mundo, a través de la Dirección de Relaciones Internacionales.

Share This